BLOG

Imprimir en Blanco

Las impresiones más habituales son las cuatricomías o pantones directos. Y posiblemente las más evitadas por las imprentas son las de imprimir en tinta blanca.

La tinta blanca por su  composición y por el poco contraste que tiene sobre soportes de papel és como mínimo, una pesadilla, para las imprentas. Pero también deberíamos argumentar que hay soluciones y que cuando consigues imprimir con tinta blanca, generalmente los resultados són muy buenos.

Lo primero que debemos tener claro és escoger una buena tinta. Suficientemente opaca como para que tenga legibilidad a la hora de imprimir. Una solución alternativa bien pudiera ser la serigrafía pero nos limita mucho al no poder “dibujar” bién las tramas y  nos aumenta los costes. Por lo tanto debemos buscar una tinta que nos ofrezca suficiente opacidad en impresión offset.

La segunda variable que debemos tener presente és el soporte. Para aumentar el contraste y resaltar el blanco podemos optar por soportes más oscuros o papeles de blancos “rotos”. Por ejemplo papeles tipo kraft o similares o bién imprimir sobre otras tintas.

A nosotros el blanco nos gusta…